Chapas plásticas: usos y ventajas

13 octubre, 2021 by

Las chapas plásticas translúcidas son una opción económica y duradera cuando se quiere mantener todo lo posible la iluminación natural de un ambiente. Estas chapas vienen acanaladas o lisas, y se fabrican en distintos tamaños y colores. En el caso de las chapas coloreadas, si bien disminuye la transmisión de la luz (de entre un 60% y un 85% en las incoloras y claras), también disminuye la transmisión de calor.

Las chapas plásticas se fabrican en poliéster con fibra de vidrio, y cubiertas con dos capas de velo de poliéster en la cara que estará expuesta a la intemperie, lo que las hace resistentes a las más adversas condiciones climáticas, incluyendo el granizo. Soportan rangos de temperatura de entre -20º C y más 80º C; son resistentes a agentes químicos; son impermeables y están tratadas con retardadores de fuego.

Ventajas y colocación

Las chapas plásticas tienen como gran ventaja su poco peso, fácil transporte y rápida colocación. Para su correcta instalación, se debe tener en cuenta que el techo debe ser en pendiente, para evitar acumulación de agua y condensación interna. Para evitar filtraciones, las chapas deben estar solapadas por lo menos unos 30 cms. Si el techo tiene pendiente, no será necesario colocar canaleta de desagüe, bastará con hacerla sobresalir unos 30 cms. de la línea de la pared. Pero, si lleva canaleta, ésta se debe colocar antes que las chapas.

Si alguno de los bordes de la chapa apoya en un muro, se debe colocar una babeta que impida filtraciones entre el muro y la chapa. Del mismo modo, si el techo fuera a dos aguas, se colocará una cumbrera en la unión de las mismas, para sellarla. Si combinamos dos tipos diferentes de chapas (translúcidas y no translucidas, por ejemplo), debemos tomar la precaución de que ambas tengan la misma onda y el mismo espesor.

  • Compartir en::