Uso del acero para ampliaciones

12 septiembre, 2019 by

Toda construcción, sin importar su escala ni su destino, suele verse enfrentada a la necesidad de ampliaciones o de modificaciones producto de cambios en los requerimientos espaciales o estructurales que se tuvieron presentes en su concepción original. Cada vez más se internaliza la idea que el gesto de la sustentabilidad es aprovechar las edificaciones existentes en tanto esto sea posible. En este escenario, el acero tiene grandes aportes que realizar. El acero logra construcciones muy esbeltas que permiten plantas muy libres desde el punto de vista estructural, lo que en sí ya representa una ventaja para la adaptabilidad y flexibilidad de lo construido. 

ESTRUCTURA LIVIANA

Una de las posibilidades que se barajan al momento de enfrentar los requerimientos de ampliación es agregar pisos al edificio existente, o sea, crecer en altura. Cualquiera sea el material y la estructura con que se haya construido el edificio original, la importancia del peso propio y de la carga de uso que se le agregará a la estructura es una variable que puede llegar a ser crítica. Las estructuras se calculan para un determinado peso propio y una determinada carga de uso. Algunas estructuras disponen de un cierto margen de holgura para agregar mayores cargas, lo que permite abre un espacio para las estructuras livianas y eficientes de acero.

REFUERZOS ESTRUCTURALES

Las condiciones de servicio de una estructura pueden sufrir cambios que lleven a que el diseño estructural original quede superado por la nueva realidad. Esta posibilidad de incorporar refuerzos sucesivos a las estructuras de acero es aplicable a todo tipo de edificios.

OBRA SECA Y PREFABRICADA

Uno de los aspectos cruciales es resolver si la obra se puede realizar mientras el edificio está operativo o si, por el contrario, es necesario deshabitarlo y desocuparlo para poder enfrentar las obras. En ese contexto, el acero ofrece dos grandes ventajas que se deben tomar en cuenta: el trabajo en seco y la obra prefabricada que no requieren del aporte de agua para su ejecución. Las uniones soldadas o apernadas de los elementos estructurales reciben estructuras secundarias de entramados con conexiones soldadas, apernadas o atornilladas.  Los revestimientos de muros y cielos, barreras y aislaciones también se montan en base a conexiones mecánicas secas. A lo anterior se suma la estrategia de prefabricación posible de asumir en una obra de estructura de acero que contribuye en forma muy significativa a acortar los plazos de obra.

UNIONES Y CONEXIONES EFICIENTES Y FÁCILMENTE REVERSIBLES

Las uniones entre elementos de acero se pueden hacer tanto soldadas como apernadas. Para uniones no estructurales o para cierto tipo de estructuras (steel frame) también se puede recurrir a los tornillos. Las uniones apernadas o atornilladas son fácilmente reversibles, las soldadas se pueden revertir o cortar, cuestión de especial interés en ampliaciones o intervenciones en el espacio construido, ya que permiten recuperar la condición inicial o prepararse para nuevas modificaciones. Para conexiones de elementos de acero con elementos de hormigón también hay una amplia paleta de soluciones que cubren desde los anclajes químicos usando pernos que se fijan mediante adhesivos de gran resistencia, los sistemas de pernos de expansión hasta los sistemas de clavos de impacto.

  • Compartir en::